Asuntos: Lo que no debe hacer

El mayor reto del correo electrónico es conseguir que la gente abra el mensaje de asesor financiero Zaragoza. Muchas personas borran los mensajes sin abrirlos nunca. Entonces, ¿cómo evitar acabar en el equivalente electrónico del «Archivo Trece»?

La respuesta es: utilizando una buena redacción en la línea de asunto. El asunto es el campo que aparece en la pantalla debajo del campo «Para» cuando se crea un nuevo mensaje.

En la pantalla del destinatario, el asunto es uno de los únicos campos que éste puede leer sin abrir el mensaje. Normalmente, los otros campos son «Para», «De», «Fecha de recepción» y «Fecha de envío».

El guardián de la puerta

El propósito de la línea de asunto es permitir al lector ver de un vistazo de qué trata el mensaje. La línea de asunto es vital. Podría decirse que es la línea más importante que se escribe en un correo electrónico. ¿Por qué?

Porque sirve como guardián, determinando si el mensaje es visto por el destinatario. No importa lo maravillosamente que hayas escrito el mensaje, si ese mensaje no se abre y se lee. Cuanto mejor sea la redacción del asunto, más posibilidades tendrá de que se abra el mensaje. Entonces, ¿cómo se escribe una línea de asunto eficaz?

Dejarlo en blanco

Dejar el asunto en blanco no es una opción porque mucha gente no abre los mensajes si no tienen un asunto. Es posible que el destinatario no se tome el tiempo de abrir un mensaje si no sabe de qué se trata. Además, la avalancha de virus en el correo electrónico ha hecho que la gente sea precavida, como debe ser.

Muchos programas le darán un cuadro de advertencia si intenta enviar un mensaje sin un asunto. Este protocolo en muchos programas de correo electrónico está en su lugar para advertirle que dejar su línea de asunto en blanco no es una buena idea.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *